ideacidad

Posts Tagged ‘medios tradicionales

En “La convergencia dels mitjans” hemos estado hablando de ejemplos de cómo los medios digitales son capaces de integral diversos medios convencionales y añadir el componente interactivo.

Justo esta semana he roto con el móvil con el que he mantenido una larga relación de  5 años .  Mi ex-móvil, concretamente un Nokia 6320i, era en el momento que lo compré uno de los móviles más modernos y completos pero 5 años después ha quedado completamente obsoleto comparándolo con los nuevos modelos que hay en el mercado. Ningún móvil durante estos años me había convencido lo suficiente como para hacer el cambio pero hace pocos meses me enamoré de otro. De un Nokia X6 y decidí que ya era el momento de decir definitivamente adiós al otro.

Hace 5 años no imaginaba que los móviles evolucionaran tanto que su finalidades innatas, llamar y enviar sms, quedarían eclipsadas por otras muchas prestaciones más propias de otros medios que de un móvil. ¿Quién no escuchó hace años: “ya me va bien el móvil que tengo mientras me sirva para llamar…”. Ahora con un móvil no sólo llamamos y enviamos sms ahora también: hacemos fotografías o grabamos vídeos, escuchamos la radio o nuestra propia música, accedemos a páginas web y actualizamos el estado de nuestro Facebook, miramos vídeos de Youtube, enviamos correos electrónicos, consultamos el GPS, nos conectamos al MSN, enviamos mensajes multimedia y podría seguir con un largo etcétera. También recuerdo haber oído a muchos la frase “¿te imaginas poder tener Internet en cualquier lado?”. Ahora no sólo es posible tener acceso a Internet en cualquier lugar sino incluso en el teléfono móvil, que llevamos siempre encima.

Es por ello que los móviles actuales son otro claro ejemplo del fenómeno de la convergencia de medios. A veces me planteo, incluso, si se debería seguir llamando “teléfono móvil”. Y ya no me quiero ni imaginar cómo serán los móviles de aquí a 5 años más… ¡Ya sólo falta que sepan cocinar y hacer las tareas de casa!

Anuncios

En referencia al post “Enten la premsa els mitjans digitals?” me gustaría hacer algunas aportaciones.

Cito un parágrafo de un artículo que he encontrado sobre el tema:  “El usuario ya no espera el periódico en la puerta de su casa, ni el horario para ver las noticias en la televisión. El Internet es el medio más interactivo, eficaz y democrático que le permite al usuario crear su propio sistema de consumo de noticias y este es precisamente el reto de los medios tradicionales comprender las características de la plataforma, sus posibilidades para seguir siendo una fuente confiable, amigable y accesible para los usuarios.”

Es un hecho: cada día la gente lee menos el periódico y ve menos las noticias en la televisión pero no por ello está menos informada. ¿El por qué? La respuesta está en los medios digitales y, más concretamente las versiones de los periódicos y revistas digitales. Si lo pensamos casi todo son ventajas: gratis, posibilidad de acceder a las noticias que te interesan en el momento que quieras, con material audiovisual a la vez que las tradicionales imágenes… e incluso para los más ecologistas: ¡sin gasto de papel! Incluso se ha llegado hasta el punto que el periodista que trabaja para medios digitales se considera un profesional totalmente diferente al periodista tradicional: estamos ante el fenómeno del periodismo digital, también conocido como ciberperiodismo.

Estas afirmaciones las puedo contrastar con datos del informe “Digital.life 2006” en el que se concluye que la población mundial dedica más horas semanales a los medios digitales que a medios tradicionales como la televisión, la radio, la prensa o el cine. La distribución de horas dedicadas a los medios digitales divididos por franjas horarias queda de esta manera:

– Menores de 18 años: dedican 14 horas semanales a medios digitales

– Entre 18 y 54 años: dedican 16 horas semanales a medios digitales

–  Mayores de 55 años: dedican 8 horas semanales a medios digitales

Ante este panorama son pocas las publicaciones que no tienen su versión digital pero son bastantes las que aún no han sabido aprovechar todas las oportunidades que el medio les ofrece, ¿quizás tienen miedo a que se produzca una disminución de sus ventas en la versión papel? Personalmente creo que eso ya es irremediable por lo que se deberían explotar todas las posibilidades que la versión online proporciona. Es por ello que deben adaptar su mensaje a la nueva plataforma en la que se encuentran, Internet, y a sus reglas, incluso me atrevería a decir que deberían diferenciarse totalmente de sus versiones digitales puesto que estamos delante de un medio totalmente diferente.

No obstante los medios “en papel” no deben alarmarse. Aún hay razones para seguir creyendo en su supervivencia:

– Los usuarios de Internet en relación con la población mundial sigue siendo, aún, una minoría (pese a que creamos lo contrario)

– La superficialidad de la información que proporciona el medio digital frente a la profundidad del medio impreso

– La prensa tradicional es el medio con mayor credibilidad por excelencia, las versiones digitales se perciben como menos creíbles

Lo que está claro es que las diferentes publicaciones deben aprender a convivir con ambas versiones por lo que deben saber complementarse para que ambas puedan enriquecerse mutuamente.

Fuentes: Maestrosdelweb , El Mundo (versión digital, ¡cómo no!) y Wikipedia.

Este post hace referencia al artículo “Mitjans digitals” del blog 42messages.

Os propongo hacer un viaje años atrás… ¿Os acordáis cuando revelábamos las fotografías que habíamos tomado en aquél viaje al extranjero? Hacíamos las fotos justas y necesarias porque el carrerte era limitado y el revelado caro. Nos reprimíamos de hacer muchas fotografías no fuese que en el momento en que tuviésemos que hacer una foto importante nos quedásemos sin carrete, así que, tonterías, ¡las justas!… Posteriormente se archivaban en álbumes de fotos y se guardaban en un armario o estantería, por si algún día nos apetecía recordar dicho viaje mirando las fotos ya sea solos o en compañía para poder  así revivir anécdotas.

Ahora os propongo un viaje mucho más cercano en el tiempo… ¿Os acordáis de las casi 200 fotos que habéis hecho este, o el anterior, fin de semana de fiesta? De estas 200 fotografías seguramente tendréis que borrar unas cuantas porque no se sabe ni qué son o porque se hicieron por hacer… porque “total,  en la tarjeta de 1G me caben 300 fotos”.  Posteriormente las  guardamos en carpetas en el ordenador e incluso, a veces, las compartimos con nuestros conocidos en las redes sociales y por si fuera poco… ¡las comentamos, llegando hasta el punto de crear conversas en torno de una única fotografía!

¿Os acordáis de cómo era vuestra vida analógica? Al decir vida analógica me refiero a aquella época remota de nuestras vidas donde lo digital no existía o estaba en proceso de creación/perfeccionamiento: aquella época en la que utilizábamos cámara analógica en vez de la digital, en la que grabábamos los mejores “temazos” de la radio en cassette en vez de buscar esa canción en Spotify, aquella en la que para poder compartir una película con un amigo le tenías que dejar la cinta VHS en vez de pasarle el link de Cinetube…

Recordando mi vida analógica me he dado cuenta que no la echo nada de menos y que vivo genial en mi vida digital: todo es más fácil, más rápido, más accesible, más barato, menos costoso.

Os propongo, por último, que veáis un vídeo en que compara la repercusión analógica del mayor accidente aéreo de la historia (accidente de los Rodeos)  en marzo de 1977 con la repercusión digital del mayor atentado terrorista de la historia (11S) en septiembre del 2001:


Tal como dice el vídeo, con la era ditgital: “Se han multiplicado las oportunidades de capturar los grandes acontecimientos. También se ha multiplicado el impacto y los efectos que estos acontecimientos tienen en la Civilización humana.

¡Viva la vida digital!

Me gustaría hacer algunas aportaciones complementarias al segundo artículo del blog 42messages, “Persuasió i Interactivitat”.

Para explicar la situación actual de la publicidad tradicional utilizaré una metáfora de Enrique Dans en la que compara la evolución de la publicidad con un pájaro, un avión y Superman: “La publicidad ha venido siendo intrínsecamente asimétrica, era un “pájaro”: permitía llegar de un determinado lugar a otro. El pájaro se convirtió en un avión gracias a la mejora de los medios, permitiendo llegar aún más lejos, a más gente, con más calidad, más atractivo, con mayor capacidad de seducción. Sin embargo la superación de los medios con la aparición de Internet ha supuesto un cambio radical. Internet es un medio radicalmente distinto donde la publicidad tradicional no encaja, los usuarios evitan la publicidad, el navegador se convierte en el “superman” que libera al usuario del abuso intrusivo de la publicidad.”

Nadie puede escapar ya de la era digital. Es por ello que la publicidad no se ha quedado atrás y se está adaptando a los nuevos tiempos. Estos cambios han provocado que la publicidad tradicional en medios como prensa, televisión, revistas, exterior o cine cada vez se muestre más ineficiente ante nuevas formas publicitarias más adaptadas a la “nueva era”.

La publicidad tradicional está en crisis. Internet está a punto de superar la prensa y televisión como soporte publicitario más importante, aunque actualmente las dos primeras posiciones siguen siendo para esos dos medios tradicionales, según el estudio Global Enterainment and Media Outlook de PricewaterhouseCoopers. En Estados Unidos es inminente la escalada al segundo puesto de Internet, superando de esta manera a la prensa, y se prevé que en los países desarrollados se siga el mismo curso.

Diversos estudios realizados recientemente apoyan esta teoría. Así, por ejemplo un informe de IPG Media Brands estima en un 12’4% el crecimiento de la publicidad en las plataformas 2.0 durante este año y otro informe elaborado por KPMG atribuye este cambio de paradigma que afecta directamente a la publicidad tradicional, a los cambios estratégicos de las empresas.

Estos cambios son debidos a que la publicidad tradicional se está mostrando, a día de hoy y para los tiempos que corren, ineficiente. Ya no sólo sirve con llegar a las masas con un único mensaje: los consumidores cada vez saben más y son más exigentes y quieren sentir que la marca se dirige a ellos de tú a tú. La alternativa a la publicidad en medios tradicionales son las nuevas formas de publicidad que huyen de las masas y pretenden ser más personalizadas, dejando de pensar en globalidades.

Aún así, no es oro todo lo que reluce. Con estas nuevas formas de publicidad es dificil saber el retorno de la inversión y requiere, por parte de las marcas, de un conocimiento muy profundo del comportamiento impredecible de los consumidores. Es un nuevo reto que dichas marcas tienen por delante y que sólo funcionará si le saben sacar el rendimiento adecuado.

Respecto a la pregunta “¿Game over a la publicidad tradicional?”, que he formulado en el titular de este post, puedo decir que actualmente NO es así, pero que si no consigue adaptarse puede acabar agotando sus “vidas” se van agotando y morir. El sector se ha dado cuenta y ha parece que está reaccionando: está empezando a adaptar ya los soportes de la publicidad tradicional a estas nuevas demandas. Una de las soluciones que se están llevando a cabo es el intento de fusionar ambas formas de publicidad. Es el caso de la publicidad exterior que está aprovechando ya las características de la interactividad.

A continuación os invito a ver unos vídeos en los que se muestran ejemplos, que personalmente me parecen geniales, de publicidad exterior interactiva:

* Valla publicitaria interactiva de Mc Donald’s

* Opi interactivo solidario

.

(Para los que les interese saber más sobre el futuro de la publicidad y en concreto, de la publicidad interactiva les recomiendo leer el post anterior de este blog, “¿Es la publicidad interactiva el futuro?”)

Después de leer el artículo publicado en http://42messages.wordpress.com/2010/06/28/introduccio/ me he puesto a reflexionar sobre los cambios comunicativos en estos últimos 5 años  y de qué manera pueden estar influyendo en nuestras relaciones personales.

Supuestamente la revolución comunicativa ha de favorecer que todos estemos más interconectados y que sea más fácil contactar con nuestros amigos, familiares, colegas del trabajo etc. ¿Pero realmente es así?

Conozco amigos que han empezado a salir con sus parejas sin haberse visto ni una sola vez cara a cara pero ellos decían que estaban saliendo y “super enamorados”. Reconozco que más de una vez he hecho un trabajo en grupo de la universidad vía correo electrónico sin tan siquiera quedar para revisarlo conjuntamente. Estoy haciendo un curso de verano online sobre Comunicación Persuasiva Interactiva y no he visto nunca a la mayoría de mis compañeros. Tengo un blog en el que de vez en cuando recibo comentarios de gente totalmente desconocida de cualquier parte del mundo.

Es cierto que la revolución comunicativa está ofreciéndonos multitud de posibilidades de relacionarnos con los diferentes ámbitos de nuestra vida y que nos enriquece en muchos aspectos pero me he llegado a plantear… ¿nos está volviendo antisociales?  ¿en qué nos estamos convirtiendo? Parece que las relaciones personales, cara a cara, son las que están saliendo más perjudicadas.

Otro aspecto a comentar surge a partir de una frase muy de moda: “renovarse o morir”.  Es un hecho que en los tiempos en los que nos encontramos, si no estás al día, comunicativamente hablando, estás totalmente desfasado; si no te pones al día de la revolución comunicativa estás fuera de ella. El peligro de esta revolución es que se nos vaya de las manos y que sólo sea accesible para unos pocos. Necesitamos aprendizaje de las nuevas formas comunicativas. En mi caso, tardé varios días en entender el funcionamiento de Facebook. Teniendo en cuenta nuestra generanción (hablo de las generaciones de los años 80 en adelante) a veces nos cuesta adaptarnos a estas novedades, ¿qué pasará con las generaciones más mayores?

Por último quiero acabar con un fragmento muy interesante del artículo Los cambios en la comunicación personal debidos a las telecomunicaciones”, de recomendada lectura:

La comunicación personal, desde el punto de vista del intercambio vocal, nos está cambiando la vida de forma imperceptible, pues las barreras de la comunicación en el espacio y en el tiempo han sido drásticamente barridas. Hoy se está considerando que la necesidad de disponer libremente de un teléfono personal para un anciano es incluso más fundamental que suministrarle medicinas gratis. Y el teléfono ya no es sólo un medio de comunicación, sino de información, entretenimiento, consulta, agenda, traducción de idiomas, trabajo a distancia (teletrabajo) y los mil múltiples usos que la tecnología miniaturizada permite y permitirá. El límite no está en la tecnología, sino en la imaginación.

p.d: que quede claro que no estoy en contra de dicha revolución… siempre y cuando sea… ¡con moderación!

Hace unas semanas que descubrí que el cine de mi barrio añadía a su nombre 3D. No acabé de entender mucho de que se trataba hasta que un amigo me comentó que había ido a ver una película de miedo en 3 dimensiones conseguía dar mucha más impresión y miedo que de la manera tradicional.  Mi sorpresa fue cuando la semana pasada fui a otro cine de Barcelona y también ponía detrás de su nombre que era 3D.

Es cierto que el cine 3D (sí, ese en el que es necesario ponerse unas gafas extrañísimas para verlo) ya hace años que existe pero eran pocos los cines que lo ofrecían (en Barcelona únicamente el Imax Port Vell). Parece que ahora tanto en Barcelona como otras ciudades españolas los cines se están adaptando a esta modalidad. ¿Y esto qué tiene que ver con lo interactivo y la publicidad?

Hace años que el cine está en crisis solo hace falta fijarse en el tanto por ciento tan bajo de presupuestos publicitarios que se destinan a este medio (no llega al 2%) ¿la razón fundamental? Ahora no solo podemos ver las películas comprándonos el DVD o cinta de VHS o yendo al cine sinó que Internet nos permite descargarnos las películas gratuitamente e incluso ha surgido una moda bastante reciente de webs en la que se pueden visionar las películas directamente desde dicha web sin necesidad de descargartela, como es el caso de Cinetube . A parte de lo comentado, el cine es percibido como una forma de ocio cara y muchos, gracias a las nuevas posibilidades para ver cine gratis, prefieren verlo desde casa ahorrándose los 7 euros que suele costar, almenos en Barcelona.

La aparición masiva de cines equipados para poder visionar las películas en 3 dimensiones debido a la crisis que comentaba del cine es, por lo tanto, la respuesta del sector ante la de la crisis del cine tradicional. Tal y como comentamos el primer día en clase de Interactivos, los medios a veces requieren de cambios para poder continuar ya que estos también se ven afectados directamente por los cambios culturales, sociales o ecnonómicos de la población. Por lo tanto, recordando un esquema que dimos en clase puedo decir que el cine 3D:

– Mejora: las películas son más reales, hacen sentirse al espectador “dentro” de la película.

– Recupera: si no se va al cine no se puede ver este tipo de películas.

– Degrada: el precio del servicio es más caro (unos 10 euros, por lo tanto 3 euros más aproximadamente y depende del cine y zona).

– Hace obsoleto: el cine tradicional (aunque eso aún está por ver).

Precisamente, ha sido en un blog que habla exclusivamente del cine 3D, y en el que se trata con más profundidad este teme,  he encontrado algunos datos curiosos que me gustaría añadir. Según este blog las empresas Cinesa-Odenon-Uci están realizando apuestas por la proyección de cine 3D en toda Europa, y, más concretamente en España se estima que a final de año el número de salas de este tipo rocen las 70 (en 23 provincias de las 13 comunidades autónomas).

Y para finalizar quería plantear dos reflexiones: si verdaderamente el cine 3D ayudase a superar la crisis del cine tradicional y el número de espectadores aumentará ¿volvería a subir el tanto por ciento de ingresos publicitarios en este medio? Y ¿y si la publicidad ha de adaptarse a las caracerísticas del medio también será 3D?

El sábado pasado fue mi cumpleaños y nunca antes tanta gente se había acordado de él: este año he batido mi récord personal en felicitaciones y el comentario que más repetí durante todo el día fue “este se ha acordado porque lo pone en el facebook”. Si no fuese por que en Facebook y Tuenti avisan de cuándo es el cumpleaños de cada miembro la cifra de felicitaciones se hubiese limitado a mi círculo más cercano de amigos y alguno otro que tuviese memoria privilegiada para las fechas, como ha sido en cada uno de mis anteriores cumpleaños (se podía decir entonces, tal y como comentamos un día en clase que las redes sociales son extensiones de nuestra mente).

No solo los muros de mi Facebook y mi Tuenti se llenaron de felicitaciones de gente que nunca me hubiese imaginado recibir felicitacion alguna sinó que recibí también muchos mensajes de texto (sms) al móvil que aún me esperaba menos (seguro que habían mirado Facebook ese día). Entonces tuve un sentimiento contradictorio: por un lado me gustó que hubiese tanta gente que me felicitara, por otro,  perdí un poco la ilusión de cada cumpleaños de ver quiénes se van a acordar de tu día ya que ahora no sabes si se han acordado solos o con ayuda de las redes sociales. Por lo que ¡los cumpleaños nunca volverán a ser como antes! Ahora ya no te pueden felicitar solo por sms (creo que la forma más común de felicitación), en persona o mediante llamada telefónica, ahora también a partir de las redes sociales cosa que a mi personalmente no me gusta (aunque reconozco que es útil para felicitar a  aquellas personas con las que no tienes demasiado trato pero a las que sí te apetece felicitar).

Del mismo modo que este caso concreto que he contado hay infinidad de aspectos de nuestras vidas que creo que con la invención de internet han cambiado y que, a veces, es dudoso si este cambio ha sido para mejor o para peor.

Es el caso de los e-mails. Ya no se escriben cartas, no se suelen enviar postales (sobretodo navideñas): ¡ahora se envían mails! Personalmente pienso que es mucho más cómodo, rápido y barato enviar e-mails que cartas pero indiscutiblemente recibir una carta hacía muchísima más ilusión que un e-mail (o recibir una postal física antes que una postal virtual). También es el caso de los chats o msn: ahora se conoce gente a través de ellos e incluso hablas con tus propios amigos y con ello las típicas llamadas en las que pasas horas y horas hablando con esa persona a la que hace tanto que no ves han reducido de forma espectacular (por lo menos en mi casa): ahora solo hace falta hacer una videollamada a través de la cam y no solo escuchas la voz de la otra persona sinó ¡que también la puedes ver! O incluso la gente que encuentra pareja por internet, o que se le declaran por internet, o que quedan por primera vez gracias a internet… No me parece mal pero prefiero lo tradicional en estos casos. Y podría seguir con muchísimos ejemplos más…

Quizás pueda parecer que me resisto al cambio pero no es así solo que en ciertos aspectos prefieriría que no hubiese intervenido internet (me quejo pero soy la primera enganchada al medio). Y lo peor de todo es que esto no ha hecho nada más que empezar… ¿Hasta dónde seremos capaces de llegar?

internet2-300x214


octubre 2017
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Mis tweets