ideacidad

En referencia al post “Enten la premsa els mitjans digitals?” me gustaría hacer algunas aportaciones.

Cito un parágrafo de un artículo que he encontrado sobre el tema:  “El usuario ya no espera el periódico en la puerta de su casa, ni el horario para ver las noticias en la televisión. El Internet es el medio más interactivo, eficaz y democrático que le permite al usuario crear su propio sistema de consumo de noticias y este es precisamente el reto de los medios tradicionales comprender las características de la plataforma, sus posibilidades para seguir siendo una fuente confiable, amigable y accesible para los usuarios.”

Es un hecho: cada día la gente lee menos el periódico y ve menos las noticias en la televisión pero no por ello está menos informada. ¿El por qué? La respuesta está en los medios digitales y, más concretamente las versiones de los periódicos y revistas digitales. Si lo pensamos casi todo son ventajas: gratis, posibilidad de acceder a las noticias que te interesan en el momento que quieras, con material audiovisual a la vez que las tradicionales imágenes… e incluso para los más ecologistas: ¡sin gasto de papel! Incluso se ha llegado hasta el punto que el periodista que trabaja para medios digitales se considera un profesional totalmente diferente al periodista tradicional: estamos ante el fenómeno del periodismo digital, también conocido como ciberperiodismo.

Estas afirmaciones las puedo contrastar con datos del informe “Digital.life 2006” en el que se concluye que la población mundial dedica más horas semanales a los medios digitales que a medios tradicionales como la televisión, la radio, la prensa o el cine. La distribución de horas dedicadas a los medios digitales divididos por franjas horarias queda de esta manera:

– Menores de 18 años: dedican 14 horas semanales a medios digitales

– Entre 18 y 54 años: dedican 16 horas semanales a medios digitales

–  Mayores de 55 años: dedican 8 horas semanales a medios digitales

Ante este panorama son pocas las publicaciones que no tienen su versión digital pero son bastantes las que aún no han sabido aprovechar todas las oportunidades que el medio les ofrece, ¿quizás tienen miedo a que se produzca una disminución de sus ventas en la versión papel? Personalmente creo que eso ya es irremediable por lo que se deberían explotar todas las posibilidades que la versión online proporciona. Es por ello que deben adaptar su mensaje a la nueva plataforma en la que se encuentran, Internet, y a sus reglas, incluso me atrevería a decir que deberían diferenciarse totalmente de sus versiones digitales puesto que estamos delante de un medio totalmente diferente.

No obstante los medios “en papel” no deben alarmarse. Aún hay razones para seguir creyendo en su supervivencia:

– Los usuarios de Internet en relación con la población mundial sigue siendo, aún, una minoría (pese a que creamos lo contrario)

– La superficialidad de la información que proporciona el medio digital frente a la profundidad del medio impreso

– La prensa tradicional es el medio con mayor credibilidad por excelencia, las versiones digitales se perciben como menos creíbles

Lo que está claro es que las diferentes publicaciones deben aprender a convivir con ambas versiones por lo que deben saber complementarse para que ambas puedan enriquecerse mutuamente.

Fuentes: Maestrosdelweb , El Mundo (versión digital, ¡cómo no!) y Wikipedia.

Anuncios

Este post hace referencia al artículo “Mitjans digitals” del blog 42messages.

Os propongo hacer un viaje años atrás… ¿Os acordáis cuando revelábamos las fotografías que habíamos tomado en aquél viaje al extranjero? Hacíamos las fotos justas y necesarias porque el carrerte era limitado y el revelado caro. Nos reprimíamos de hacer muchas fotografías no fuese que en el momento en que tuviésemos que hacer una foto importante nos quedásemos sin carrete, así que, tonterías, ¡las justas!… Posteriormente se archivaban en álbumes de fotos y se guardaban en un armario o estantería, por si algún día nos apetecía recordar dicho viaje mirando las fotos ya sea solos o en compañía para poder  así revivir anécdotas.

Ahora os propongo un viaje mucho más cercano en el tiempo… ¿Os acordáis de las casi 200 fotos que habéis hecho este, o el anterior, fin de semana de fiesta? De estas 200 fotografías seguramente tendréis que borrar unas cuantas porque no se sabe ni qué son o porque se hicieron por hacer… porque “total,  en la tarjeta de 1G me caben 300 fotos”.  Posteriormente las  guardamos en carpetas en el ordenador e incluso, a veces, las compartimos con nuestros conocidos en las redes sociales y por si fuera poco… ¡las comentamos, llegando hasta el punto de crear conversas en torno de una única fotografía!

¿Os acordáis de cómo era vuestra vida analógica? Al decir vida analógica me refiero a aquella época remota de nuestras vidas donde lo digital no existía o estaba en proceso de creación/perfeccionamiento: aquella época en la que utilizábamos cámara analógica en vez de la digital, en la que grabábamos los mejores “temazos” de la radio en cassette en vez de buscar esa canción en Spotify, aquella en la que para poder compartir una película con un amigo le tenías que dejar la cinta VHS en vez de pasarle el link de Cinetube…

Recordando mi vida analógica me he dado cuenta que no la echo nada de menos y que vivo genial en mi vida digital: todo es más fácil, más rápido, más accesible, más barato, menos costoso.

Os propongo, por último, que veáis un vídeo en que compara la repercusión analógica del mayor accidente aéreo de la historia (accidente de los Rodeos)  en marzo de 1977 con la repercusión digital del mayor atentado terrorista de la historia (11S) en septiembre del 2001:


Tal como dice el vídeo, con la era ditgital: “Se han multiplicado las oportunidades de capturar los grandes acontecimientos. También se ha multiplicado el impacto y los efectos que estos acontecimientos tienen en la Civilización humana.

¡Viva la vida digital!

Me gustaría hacer algunas aportaciones complementarias al segundo artículo del blog 42messages, “Persuasió i Interactivitat”.

Para explicar la situación actual de la publicidad tradicional utilizaré una metáfora de Enrique Dans en la que compara la evolución de la publicidad con un pájaro, un avión y Superman: “La publicidad ha venido siendo intrínsecamente asimétrica, era un “pájaro”: permitía llegar de un determinado lugar a otro. El pájaro se convirtió en un avión gracias a la mejora de los medios, permitiendo llegar aún más lejos, a más gente, con más calidad, más atractivo, con mayor capacidad de seducción. Sin embargo la superación de los medios con la aparición de Internet ha supuesto un cambio radical. Internet es un medio radicalmente distinto donde la publicidad tradicional no encaja, los usuarios evitan la publicidad, el navegador se convierte en el “superman” que libera al usuario del abuso intrusivo de la publicidad.”

Nadie puede escapar ya de la era digital. Es por ello que la publicidad no se ha quedado atrás y se está adaptando a los nuevos tiempos. Estos cambios han provocado que la publicidad tradicional en medios como prensa, televisión, revistas, exterior o cine cada vez se muestre más ineficiente ante nuevas formas publicitarias más adaptadas a la “nueva era”.

La publicidad tradicional está en crisis. Internet está a punto de superar la prensa y televisión como soporte publicitario más importante, aunque actualmente las dos primeras posiciones siguen siendo para esos dos medios tradicionales, según el estudio Global Enterainment and Media Outlook de PricewaterhouseCoopers. En Estados Unidos es inminente la escalada al segundo puesto de Internet, superando de esta manera a la prensa, y se prevé que en los países desarrollados se siga el mismo curso.

Diversos estudios realizados recientemente apoyan esta teoría. Así, por ejemplo un informe de IPG Media Brands estima en un 12’4% el crecimiento de la publicidad en las plataformas 2.0 durante este año y otro informe elaborado por KPMG atribuye este cambio de paradigma que afecta directamente a la publicidad tradicional, a los cambios estratégicos de las empresas.

Estos cambios son debidos a que la publicidad tradicional se está mostrando, a día de hoy y para los tiempos que corren, ineficiente. Ya no sólo sirve con llegar a las masas con un único mensaje: los consumidores cada vez saben más y son más exigentes y quieren sentir que la marca se dirige a ellos de tú a tú. La alternativa a la publicidad en medios tradicionales son las nuevas formas de publicidad que huyen de las masas y pretenden ser más personalizadas, dejando de pensar en globalidades.

Aún así, no es oro todo lo que reluce. Con estas nuevas formas de publicidad es dificil saber el retorno de la inversión y requiere, por parte de las marcas, de un conocimiento muy profundo del comportamiento impredecible de los consumidores. Es un nuevo reto que dichas marcas tienen por delante y que sólo funcionará si le saben sacar el rendimiento adecuado.

Respecto a la pregunta “¿Game over a la publicidad tradicional?”, que he formulado en el titular de este post, puedo decir que actualmente NO es así, pero que si no consigue adaptarse puede acabar agotando sus “vidas” se van agotando y morir. El sector se ha dado cuenta y ha parece que está reaccionando: está empezando a adaptar ya los soportes de la publicidad tradicional a estas nuevas demandas. Una de las soluciones que se están llevando a cabo es el intento de fusionar ambas formas de publicidad. Es el caso de la publicidad exterior que está aprovechando ya las características de la interactividad.

A continuación os invito a ver unos vídeos en los que se muestran ejemplos, que personalmente me parecen geniales, de publicidad exterior interactiva:

* Valla publicitaria interactiva de Mc Donald’s

* Opi interactivo solidario

.

(Para los que les interese saber más sobre el futuro de la publicidad y en concreto, de la publicidad interactiva les recomiendo leer el post anterior de este blog, “¿Es la publicidad interactiva el futuro?”)

Después de leer el artículo publicado en http://42messages.wordpress.com/2010/06/28/introduccio/ me he puesto a reflexionar sobre los cambios comunicativos en estos últimos 5 años  y de qué manera pueden estar influyendo en nuestras relaciones personales.

Supuestamente la revolución comunicativa ha de favorecer que todos estemos más interconectados y que sea más fácil contactar con nuestros amigos, familiares, colegas del trabajo etc. ¿Pero realmente es así?

Conozco amigos que han empezado a salir con sus parejas sin haberse visto ni una sola vez cara a cara pero ellos decían que estaban saliendo y “super enamorados”. Reconozco que más de una vez he hecho un trabajo en grupo de la universidad vía correo electrónico sin tan siquiera quedar para revisarlo conjuntamente. Estoy haciendo un curso de verano online sobre Comunicación Persuasiva Interactiva y no he visto nunca a la mayoría de mis compañeros. Tengo un blog en el que de vez en cuando recibo comentarios de gente totalmente desconocida de cualquier parte del mundo.

Es cierto que la revolución comunicativa está ofreciéndonos multitud de posibilidades de relacionarnos con los diferentes ámbitos de nuestra vida y que nos enriquece en muchos aspectos pero me he llegado a plantear… ¿nos está volviendo antisociales?  ¿en qué nos estamos convirtiendo? Parece que las relaciones personales, cara a cara, son las que están saliendo más perjudicadas.

Otro aspecto a comentar surge a partir de una frase muy de moda: “renovarse o morir”.  Es un hecho que en los tiempos en los que nos encontramos, si no estás al día, comunicativamente hablando, estás totalmente desfasado; si no te pones al día de la revolución comunicativa estás fuera de ella. El peligro de esta revolución es que se nos vaya de las manos y que sólo sea accesible para unos pocos. Necesitamos aprendizaje de las nuevas formas comunicativas. En mi caso, tardé varios días en entender el funcionamiento de Facebook. Teniendo en cuenta nuestra generanción (hablo de las generaciones de los años 80 en adelante) a veces nos cuesta adaptarnos a estas novedades, ¿qué pasará con las generaciones más mayores?

Por último quiero acabar con un fragmento muy interesante del artículo Los cambios en la comunicación personal debidos a las telecomunicaciones”, de recomendada lectura:

La comunicación personal, desde el punto de vista del intercambio vocal, nos está cambiando la vida de forma imperceptible, pues las barreras de la comunicación en el espacio y en el tiempo han sido drásticamente barridas. Hoy se está considerando que la necesidad de disponer libremente de un teléfono personal para un anciano es incluso más fundamental que suministrarle medicinas gratis. Y el teléfono ya no es sólo un medio de comunicación, sino de información, entretenimiento, consulta, agenda, traducción de idiomas, trabajo a distancia (teletrabajo) y los mil múltiples usos que la tecnología miniaturizada permite y permitirá. El límite no está en la tecnología, sino en la imaginación.

p.d: que quede claro que no estoy en contra de dicha revolución… siempre y cuando sea… ¡con moderación!

Lo confieso: no soporto ciertos tipos de publicidad y en especial lo que llamo “banners molestos” (y digo “molestos” por  utilizar un adjetivo fino).

Creo que todos sabemos muy bien qué es un banner y creo, también, que todos hemos sufrido las consecuencias de estos banners molestos en concreto. He de añadir también que, de la misma manera que digo que hay ciertos banners que llegan a ponerme de mal humor, reconozco que hay algunos que merece la pena prestarles atención y que, incluso, se puede gozar viéndolos, publicitariamente hablando. Una cosa no quita la otra.

¿Qué es para mi un banner molesto? Son aquellos banners que su misión principal es llamar la atención incordiando al usuario. ¿Cuáles incluyo dentro de este grupo? Podría hacer una larga lista pero me centraré en los dos que más me molestan:

–  Los que aparecen mientras estás en una página web tapan de repente el contenido de esta y hasta que no los cierras no te dejan seguir navegando con normalidad. Estos sobretodo molestan cuando estás leyendo algún texto y, aún más, cuando no encuentras la manera de cerrarlos. Como ejemplo, esta captura de pantalla:

–  Los musicales: abres una página web y se activa, sola, sin que tú la hayas autorizado, una musiquita (o simplemente un sonido). Hay veces que, incluso, suena intermitentemente… Dentro de este tipo de banners molestos hay otra variedad más “soportable”: el que sólo suena cuando pasas el cursor por encima. El último que he visto de este tipo es en Facebook la última semana. Se trata de una banner de unas cartas de tarot que aparecen, normalmente, en la parte derecha de la pantalla, cosa que hace que cada vez que desplaces la página hacía arriba o hacía abajo con las “flechitas” suene la música…  Y lo peor de todo de este tipo de banners: hay veces que no logras encontrar de dónde viene ese sonido y, por lo tanto, ¡tienes que convivir con él un buen rato!

Lo siento por los creativos que han ideado algún banner de este tipo pero creo estar segura de que no causan el efecto que se busca  (y no creo que sea la única que lo piense). Sinceramente, creo que sólo consiguen que, en vez de llamar la atención, no nos fijemos en ellos y busquemos de forma desesperada todo lo contrario: librarnos de ellos. Así que por favor, no molesten.

(Lo confieso: la publicación de esta entrada ha sido motivada por una invasión considerable de este tipo de banners a lo largo de esta semana.)

Esta es a segunda entrada del blog en la que hablo de la página web adagreed.com (la primera fue el día 9 de octubre). La finalidad de esta, a diferencia de la otra que era presentar dicha página web, es rectificar algunas afirmaciones que hice y que, a día de hoy, ya no son ciertas.

Poco después de que publicase esa entrada, adagreed entró en “crisis”. El número de usuarios registrados para puntuar los anuncios de la web creció de forma tan rápida que logró, incluso, sorprender a los propios creadores. En contraposición a eso, el número de anunciantes que les contrataba para emitir sus anuncios aún no era suficiente y, por lo tanto, sus ingresos estaban por debajo sus expectativas iniciales. Como consecuencia de estos dos hechos, resultaba inviable poder repartir tantos regalos entre los usuarios registrados ya que eso ocasionaría pérdidas en la empresa por tener unos gastos superiores a las ganancias.

Adagreed optó por varias soluciones:

–  Rebajar las tarifas a sus clientes (los anunciantes). Con esta medida lo que pretendía era, por un lado, la captación de nuevos clientes y, por otro, que los que ya tenía invirtiesen más.

–  Reducir a la mitad el número de adlooks (o puntos) que los usuarios conseguían diariamente. Es por ello que, en vez de ganar 1000 adlooks diarios, estos se redujeron a la mitad (ahora se visiona el mismo número de anuncios pero se reciben, aproximadamente, 500 adlooks diarios).

Como consecuencia de esta “crisis” hubo días en los que el marcador que indica el número de anuncios disponibles para ver estaba a cero. Esto ocasionaba que, algunos días puntuales, los usuarios nos quedásemos sin poder añadir adlooks a nuestros marcadores (este ha sido el motivo principal por el que hace ya más de un mes que no puntúo anuncios).

Adagreed, en su perfil de Facebook y en el apartado “noticias”  de la propia web informaba de esta manera a los usuarios:

En Facebook:

En adagreed.com:

Muchos nos preguntáis por la escasez de anuncios disponibles. Queremos tranquilizaros e insistir en que a medida que vayan entrando nuevas campañas, tendréis más anuncios para todos los perfiles. De hecho, ya habréis visto que hay anuncios nuevos. […] Como ya hemos dicho anteriormente, el crecimiento de usuarios está siendo más veloz de lo que todos esperábamos y hay que hacer las cosas paso a paso para mantener el equilibrio. Gracias a todos por vuestra comprensión!”

A parte de los estados en su página de Facebook, en los que iba informando de las novedades respecto a los cambios que se estaban produciendo en la web, la propia empresa creó tres grupos, en esta misma red social, en los cuales los usuarios afectados pudiesen exponer sus opiniones e incluso proponer soluciones para esta “crisis”. La justificación para hacer tres grupos y no uno era que cada uno de ellos iba dirigido a un tipo diferente de opinión que los usuarios de la web podían tener de la “crisis”, por lo que, de alguna manera, estaban segmentando a sus públicos por opiniones. Estos grupos son:

Yo creo que ADAGREED es como el Titanic: ADAGREED fue bonito mientras duró pero está condenado al fracaso por las razones que voy a exponer en este grupo.

– Yo tengo la clave para conseguir más anuncios para ADAGREED: Conozco la solución para conseguir que entren más anuncios en ADAGREED y la voy a compartir en este grupo.

Yo tengo la solución para el futuro de ADAGREED: Sé lo que ADAGREED tiene que hacer para que los usuarios estemos satisfechos y el proyecto viva muchos años.

Me pareció, personalmente, una muy buena iniciativa puesto que, de esta manera, adagreed se involucraba mucho más con los públicos afectados (sus usuarios) y les hacía partícipes de colaborar en mejorar la situación de la web. Los tres grupos tuvieron un buen recibimiento y sus muros se llenaron de opiniones muy diversas e interesantes.

Y para finalizar, me gustaría añadir una curiosidad relacionada con todo lo que he estado comentando. Hacía, como he comentado anteriormente, más de un mes que no entraba en la web de adagreed y justo hoy, que accedo para obtener información para esta entrada, veo que en el apartado de “noticias” ahora no solo informan a los usuarios de las novedades de la página web sino que ahora también utilizan esa parte de la web como soporte publicitario. ¿Habrá sido esta una de las soluciones tomadas para solucionar esta “crisis”?

Como ejemplo, esta imagen:

Se acabó el chollo de conseguir una entrada para el cine gratis cada 6 días (ahora se consiguen cada 12)… ¡Una lástima!.

En una antigua entrada en la que hablaba de las marcas en Facebook nombré Publistars como una de las nuevas posibilidades publicitarias de los anunciantes en esta red social. Hoy me gustaría profundizar un poco más sobre este nuevo soporte.

Publistars es una aplicación-juego de Facebook creado por la compañía Social Point. Se lanzó hace casi un año, en enero del 2009 y solo en 3 meses, en mayo de ese mismo año, ya consiguió cifras como 120000 usuarios registrados y 1500000 partidas jugadas.

Esta aplicación permite a los usuarios a comprobar sus conocimientos de publicidad y que estos puedan retar a sus amigos de Facebook para ver quién de ellos obtiene una mayor puntuación. Publistars simula un concurso de televisión de preguntas; como referente de este juego Social Point se ha basado en el juego Buzz para PlayStation. Las preguntas de Publistars se dividen en cuatro tipologías: eslóganes, productos, logotipos y spots. Estas preguntas las pueden realizar de formas muy diferentes, ya que en cada partida varía la forma de hacer las preguntas. Así, por ejemplo en una pregunta de logotipos te pueden hacer emparejar los productos con su logotipo o bien ir descubriendo poco a poco el logotipo y tener que adivinar de que marca se trata.

¿Por qué anunciarse en Publistars? Ante esta pregunta, en la web oficial de la aplicación contestan:

Publistars es una plataforma publicitaria innovadora y revolucionaria”: los usuarios de la aplicación “juegan” con la publicidad.

Publistars es la única plataforma donde el usuario interactua ludicamente con la publicidad, de manera que el usuario recibe el mensaje publicitario de una forma natural”: se expone a publicidad por voluntad propia y se divierte con ella.

Publistars permite orientar sus campañas al target objetivo”: gracias a la información del perfil de Facebook es posible segmentar según la edad, el sexo, la población y el país de el tipo de publicidad que recibe cada usuario.

La publicidad se convierte en la protagonista del concurso, acaparando toda la atención del usuario”: es un juego exclusivamente de publicidad.

Publistars ofrece un feedback sin precedentes al poder analizar en tiempo real la respuesta de los usuarios a la publicidad.”: las respuestas de los usuarios son almacenadas y permiten la realización de estadísticas sobre, por ejemplo, el nivel de asociación que tienen estos del eslogan y el lototipo o si saben escribir correctamente el nombre de la marca.

En la misma web también informan a los posibles anunciantes de los diferentes formatos publicitarios que pueden utilizar dentro de la aplicación. Así, por ejemplo, el anunciante puede escojer entre:

– Video Spot de duración entre 20 y 30 segundos

– Logotipo

– Producto o imágenes publicitarias

– Eslogan que no supere los 60 carácteres.

El juego, a más, incentiva a través de regalos reales a sus usuarios por lo que incentiva a estos a participar mucho más. Personalmente, creo que esta aplicación es una de las formas más novedosas de publicidad que he visto últimamente ya que consumes publicidad sin darte cuenta y pasándotelo bien, cosa poco habitual en los soportes publicitarios convencionales.

Fuentes: la página web de Publistars y El periódico de la Publicidad.

diciembre 2017
L M X J V S D
« Jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Mis tweets