ideacidad

Se empieza a hablar mucho de la llegada de la web 3.0 pero antes de llegar a ese punto nos queda un largo camino de mundo 2.0. ¿Hacia dónde va el 2.0? Es una pregunta muy difícil de responder teniendo en cuenta lo que ha cambiado nuestra vida 2.0 en estos últimos años. ¿Quién no ha dejado de utilizar el MSN (Messenger) como medio de mensajería instantánea para usar el chat del Facebook o Whatsapp? ¿Conocéis a alguien que siga colgando sus fotos en Fotolog? o ¿Quién nos iba a decir 3 años atrás que una idea tan sencilla como Twitter podría llegar a tener este éxito?

Es muy difícil prever ante que nos encontraremos en un par de años,  por no decir imposible, aún así en este post quiero analizar a partir de información obtenida en diferentes webs que nos puede ayudar a ver con un poco más de claridad qué es lo que nos deparará el futuro 2.0.

– Tabletas y lectores de libros digitales: el usuario cada vez busca más su comodidad y movilidad y, en consecuencia, dispositivos que le permitan estos objetivos. Por ello no es extraño que se estime que en el 2015 las ventas de estos dispositivos de disparen a un 50%.

– Aplicaciones móviles e interfaces: se está trabajando mucho en dispositivos con reconocimiento de voz y de gestos.

– Experiencias contextuales: Los sistemas basados en el contexto permitirán detectar las posibles necesidades del usuario y entregarle contenido, productos o servicios que puedan satisfacérselas. Actualmente las principales acciones de contexto realizadas son gracias a los sistemas de geolocalización o de realidad aumentada de los dispositivos móviles.

– Internet en los objetos: empezamos teniendo Internet en el ordenador, pasamos al móvil, a las consolas y ahora se pretende dotar de esta característica a los más diversos objetos para poderles proporcionar nuevas funcionalidades: cámaras, sistemas de reconocimiento de imagen etc.

– Tiendas de aplicaciones: la venta de aplicaciones se ha disparado en este último año debido al aumento masivo de móviles Smartphone entre la población. Es por ello que ya incluso ahora es poco común una aplicación o programa que no exista en versión ordenador a la vez que en versión Smartphone. Esta tendencia irá en aumento.

– Cloud computing: teniendo en cuenta que se considera el año 2011 como el año de la explosión del Cloud computing no es extraño que los servicios en la nube sigan en pleno auge en el 2012. La implementación de este tipo de tecnologías trae consigo multitud de ventajas tanto para uso personal como profesional.

Podemos no saber qué nos deparará el futuro pero lo que sí está claro es que la tendencia general es simplificar la vida al usuario: todo va hacia lo cómodo y rápido.

Esta entrada hace referencia a “Som (utilitzats per) la màquina”:

¿Te imaginas poner en un buscador “quiero ir de viaje con mis amigos por Europa, una semana, sin gastarme más de 400 €” y que fuese él mismo el que te diese las diferentes opciones que mejor se ajustan a tu petición? Ahora mismo no es posible pero es el nuevo reto de las nuevas tecnologías.

En plena fiebre de la web 2.0 ya se habla en futuro. No se sabe si es aún una utopía o finalmente se logrará pero la idea de la web 3.0 está en el aire y muchos se imaginan el gran paso de la Sociedad de la Información a la Sociedad del Conocimiento.

¿En qué consiste la web 3.0? Lo que se pretende conseguir en un futuro es que la web disponga de la inteligencia necesaria para poder conocer al usuario y adaptarse a las necesidades que este pueda tener. Es decir, la web 3.0 sería capaz de ordenar e interpretar los contenidos web para que los ordenadores sean capaces de cruzar datos para poder, posteriormente, tomar decisiones.

Los más soñadores hablan incluso de la web 4.0 como la interconexión de todas las versiones web anteriores en que las máquinas, dotadas de inteligencia, no sólo interactuarían con el usuario sino que también lo harían entre ellas.

De momento tendremos que conformarnos con nuestra vida 2.0 y esperar a que las barreras hacía el 3.0 empiecen a desaparecer.

Por último, y para acabar, os recomiendo ver este vídeo que ofrece datos impactantes sobre la implantación de las tecnologías 2.0 en nuestra sociedad.“¿Sabías que cada año se publican 1.000.000 de libros en todo el mundo? Y ¿Sabías que Google Book Search puede digitalizar 1.000 páginas cada hora?” ¿Sabías que…? Vean y escuchen:

Fuentes: Marketing Comunidad

En referencia a  “Realitat augmentada i Advergaming”

Por si no tuviésemos suficiente con la realidad y la realidad virtual, recientemente está surgiendo una nueva realidad: la aumentada. Aún no es muy conocida pero sin embargo las marcas ya piensan en ella. En ámbito doméstico aún está bastante limitado a teléfonos móviles, pero la cosa apunta alto.

La realidad aumentada, a diferencia de la virtual que de realidad tiene poco, se basa en la combinación de la propia realidad con informaciones digitales superpuestas que permiten entender mejor esta realidad o bien simplemente ofrecer un valor añadido a esta.  Las marcas no han querido dejar escapar esta nueva tecnología y ya se están empezando a ver acciones realmente espectaculares.  La mejor forma de ejemplificarlo es mediante un vídeo:

Nike ha creado Nike True City donde el usuario puede ver marcados sobre su ciudad lugares de interés que Nike considera que su cliente puede tener. Es por ello que le muestra dónde encontrar lugares de música, salidas, comidas, arte y, por supuesto deporte (y específicamente productos de la marca). Lamentablemente no disponemos de esta aplicación en Barcelona pero tiempo al tiempo porque… ¡el auge de la realidad aumentada no ha hecho nada más que empezar! Se habla de que incluso puede llegar a convertirse en el Mass Media del futuro puesto que el usuario puede personalizar su flujo de información.

Y, para acabar, me gustaría citar un fragmento de texto de un artículo interesante sobre el tema:

“Todavía existen voces que cuestionan la utilidad de las iniciativas de realidad aumentada disponibles actualmente a través del móvil y del PC, tachándolas de meros instrumentos ‘marketinianos’ para lograr relevancia publicitaria puntual. En cierta medida los primeros acercamientos de esta tecnología al consumidor final fueron a través de iniciativas promocionales, sin una clara propuesta de valor. Pero la evolución de los dispositivos móviles y su difusión hacia el público general han estimulado la posibilidad de encontrar nuevos escenarios de aplicación y utilidad. […] Y es que, probablemente, la clave de que su uso logre extenderse se encuentra en la capacidad que demuestre para impregnar y mimetizarse con los hábitos diarios, hasta el punto de ‘naturalizar’ su uso.”

Quién sabe, quizás dentro de unos años se converta en normal eso de probarse ropa mediante realidad virtual sin tener la prenda física y desde casa…

En “Els mitjans canvien (convergeixen) però algunes coses han (haurien) de perdurar” hemos estado debatiendo qué valores se han deteriorado en los hypermedios en detrimento a los medios tradicionales. Me gustaría profundizar en uno de estos aspectos con esta entrada.

Parece que la nueva moda de falsos rumores se encuentra en Twitter. Recientemente  se extienden bulos sobre muertes de personajes conocidos. La última víctima: Mel Gibson. Dicho rumor se extendió a partir del efecto domino que se produjo cuando un usuario publicó en su Twitter: “RIP Mel Gibson”. A día de hoy si vamos a Youtube y buscamos algo relacionado con la muerte del actor aún salen vídeos de personas anónimas dando el pésame o bien informando de su muerte (no pongo ningún enlace porque son realmente frikis). Esto constata la rapidez con la que se mueve la información por la red y la facilidad de difundir informaciones infundadas en tiempo récord.

Anteriormente también se había anunciado, mediante la misma red social, el falso fallecimiento de otros famosos como Luis Miguel, Lindsay Lohan o Dj Tiesto, quiénes han sido vistos recientemente en actos públicos.

No es la primera vez que se filtra a través de la red una falsa noticia que consigue llegar a tanto volumen de gente. Con los nuevos medios cualquiera de nosotros puede dar una noticia y publicarla en la red incluso ocultando su identidad y que esta sea tomada en serio. Se ha perdido el control sobre los contenidos que se emiten. Yo misma podría estar exponiendo ahora mismo información falsa y hacer que cualquiera que lea este blog se la crea y la difunda. A veces se hace difícil incluso comprobar la veracidad de determinados contenidos que encontramos en la red puesto que es imposible en muchos casos saber quién está detras de dicha información y sus verdaderas intenciones al publicarla.

Con la evolución de los medios tradicionales a los nuevos medios tenemos nuevas ventajas pero también surgen nuevos problemas que hemos estado comentando en el blog 42messages: degradación del lenguaje, pérdida de respeto y ética, intrusismo, difusión de falsas informaciones etc. Lo curioso del caso es que nos quejamos de todos estos problemas que he comentado pero nos alarmamos cuando se proponen medidas de control ya que entonces se nos priva de la libertad de la que gozamos en estos medios. ¿Un poco contradictorio, no?

En “Democratitzant la publicitat” hemos estado debatiendo sobre el gran rey de la publicidad actual en Internet: Google.

Ya se están haciendo famosas frases como “Google, luego existo” o “si no sales en Google no existes”. No son 100% ciertas pero tienen gran parte de razón: una empresa que no aparezca en las primeras páginas del archiconocido buscador  será difícilmente encontrada en la red. Para toda empresa/marca es muy importante darse a conocer para poder aumentar su cartera de clientes y, es por ello, que es un punto a favor salir en las primera, o segunda, página de los resultados de búsqueda de Google (aunque lo ideal es salir en entre los 3 primeros).

El poder de la publicidad de Google va mucho más allá que los míticos enlaces patrocinados o Adwords que aparecen cuando estamos realizando una búsqueda en dicho buscador. Existe una publicidad en Google gratuita y que puede ser igual de efectiva, pero que requiere de mucho más trabajo. Estoy hablando del posicionamiento SEO.

Personalmente hasta hace relativamente poco desconocía que el orden de los resultados de búsqueda de Google está estudiado casi al detalle y que no es fruto del azar. Para aquellos que no saben de que hablo, el propio Google se encarga de evaluar mediante unos criterios propios e internos las diferentes páginas web que aparecen como resultados de búsqueda de manera que configura una lista de mayor a menor calidad que será la que publicará en el buscador.

No se conocen todos los criterios que Google utiliza para evaluar las diferentes páginas web pero si muchos de ellos. Os expongo algunos ejemplos de aspectos que valora positivamente dicho buscador: navegación completa en la página web, textos con las palabras clave pertinentes, antigüedad del dominio (cuanto más años, mejor) o popularidad (número de enlaces a la página) etc.

Google, a más, castiga a aquellas páginas web que usan métodos poco éticos para aumentar posiciones en el “ranking”. Es por ello que quiénes manipulan alguno de los puntos que anteriormente he citado es penalizado y puede llegar a desaparecer incluso de los resultados de búsqueda.

Si lo pensamos fríamente, ¿a qué páginas entramos cuando estamos buscando un determinado producto o servicio mediante Google? Solemos acudir antes a los primeros resultados que aparecen en la lista natural del buscador antes que a los enlaces patrocinados. Es por ello que creo que la verdadera democratización de la publicidad, a parte de los Adwords que tienen un precio accesible para todos, está en el posicionamiento SEO.

Pese a tener la porción más grande de pastel del mercado publicitario online, Google no deja de innovar y sorprendernos. En un artículo publicado el pasado 12 de julio en Muyinternet, se daba la noticia de que Google va a hacer una apuesta por la publicidad de vídeos interactivos.  El propio director general de la compañía, Eric Schmidt,  declaraba: “la publicidad online necesita reinventarse a sí misma y buscar nuevos formatos, como los anuncios en vídeos interactivos”. Esto quiere decir que próximamente quizás nos encontramos, mientras navegamos en sus páginas, este tipo de anuncios.

Por último os pongo una imagen que he encontrado (¡cómo no!, en Google) que cuestiona el monopolio de la compañía en la red y que hace reflexionar a la vez que resulta graciosa: ¿Googolopoly?

En “Advertainment branded content i advergaming” hemos estado hablando sobre dos formas de publicidad between the line que actualmente se presentan como una alternativa a la publicidad tradicional: el advertainment y el advergaming. Mientras pensaba en ejemplos concretos de estos dos tipos de publicidad en los que yo misma hubiese participado he recordado un caso curioso ya que no era precisamente para publicitar y crear experiencias con una marca sino todo lo contrario: dañarla.

La marca afectada es Mc Donald’s y el juego, al más puro estilo de muchos de los juegos de moda de la red social Facebook, propone convertir al jugador en el director de dicha multinacional.  Parecería un juego de advergaming clásico si no fuese porque la finalidad de este es mostrar al usuario los trapos sucios de la compañía mientras este está dirigiendo su propio Mc Donald’s.

La explicación del  juego lo deja claro: “¡Hacer dinero en una corporación como McDonald’s no es del todo simple! Atrás de cada hamburguesa existe un complicado proceso que debes de aprender a dirigir: desde la creación de los pastizales para el ganado hasta su matanza, de la dirección de un restaurante a la de toda la corporación. Descubrirás todos los sucios secretos que nos hacen ser una de las compañias más grandes del mundo.

Los trapos sucios que os comentaba y que se destapan en este juego son, por ejemplo: la destrucción de los bosques tropicales, la pérdida de la sustentabilidad en el tercer mundo, la desertificación, la precarización de las condiciones de trabajo y envenenamiento de los alimentos. Se trata de acusaciones reales que durante décadas se han vertido sobre la multinacional y que, aún actualmente, son cuestionadas.

Evidentemente no se trata de advergaming “puro” ya que no ha sido la marca la que lo ha lanzado y tiene finalidades totalmente diferentes a dicho soporte publicitario. Curiosamente el juego quiere hacernos creer que es el propio Mc Donald’s quien está detrás de su creación ya que tanto en las instrucciones como explicaciones del juego hablan en nombre de la compañía e incluso firman falsas declaraciones haciéndose pasar por el mismo Ronald Mac Donald. Lo que no entiendo es como si hace un par de años que descubrí este juego y aún, a día de hoy, sigue en la red dañando su imagen, ¿por qué Mc Donald’s no ha hecho nada para retirarlo? Desconozco personalmente si alguna empresa de la competencia está detrás de ello pero ¿podríamos considerar a este tipo de aplicaciones anti-advergaming?

Os pongo el link por si os animáis a convertiros, por un rato, en el/la máximo/a responsable de Mc Donald’s: http://www.mcvideogame.com. ¡Espero que, almenos, tardéis más que yo en dejar en números rojos a la compañía!

En “La convergencia dels mitjans” hemos estado hablando de ejemplos de cómo los medios digitales son capaces de integral diversos medios convencionales y añadir el componente interactivo.

Justo esta semana he roto con el móvil con el que he mantenido una larga relación de  5 años .  Mi ex-móvil, concretamente un Nokia 6320i, era en el momento que lo compré uno de los móviles más modernos y completos pero 5 años después ha quedado completamente obsoleto comparándolo con los nuevos modelos que hay en el mercado. Ningún móvil durante estos años me había convencido lo suficiente como para hacer el cambio pero hace pocos meses me enamoré de otro. De un Nokia X6 y decidí que ya era el momento de decir definitivamente adiós al otro.

Hace 5 años no imaginaba que los móviles evolucionaran tanto que su finalidades innatas, llamar y enviar sms, quedarían eclipsadas por otras muchas prestaciones más propias de otros medios que de un móvil. ¿Quién no escuchó hace años: “ya me va bien el móvil que tengo mientras me sirva para llamar…”. Ahora con un móvil no sólo llamamos y enviamos sms ahora también: hacemos fotografías o grabamos vídeos, escuchamos la radio o nuestra propia música, accedemos a páginas web y actualizamos el estado de nuestro Facebook, miramos vídeos de Youtube, enviamos correos electrónicos, consultamos el GPS, nos conectamos al MSN, enviamos mensajes multimedia y podría seguir con un largo etcétera. También recuerdo haber oído a muchos la frase “¿te imaginas poder tener Internet en cualquier lado?”. Ahora no sólo es posible tener acceso a Internet en cualquier lugar sino incluso en el teléfono móvil, que llevamos siempre encima.

Es por ello que los móviles actuales son otro claro ejemplo del fenómeno de la convergencia de medios. A veces me planteo, incluso, si se debería seguir llamando “teléfono móvil”. Y ya no me quiero ni imaginar cómo serán los móviles de aquí a 5 años más… ¡Ya sólo falta que sepan cocinar y hacer las tareas de casa!

En referencia al post “Enten la premsa els mitjans digitals?” me gustaría hacer algunas aportaciones.

Cito un parágrafo de un artículo que he encontrado sobre el tema:  “El usuario ya no espera el periódico en la puerta de su casa, ni el horario para ver las noticias en la televisión. El Internet es el medio más interactivo, eficaz y democrático que le permite al usuario crear su propio sistema de consumo de noticias y este es precisamente el reto de los medios tradicionales comprender las características de la plataforma, sus posibilidades para seguir siendo una fuente confiable, amigable y accesible para los usuarios.”

Es un hecho: cada día la gente lee menos el periódico y ve menos las noticias en la televisión pero no por ello está menos informada. ¿El por qué? La respuesta está en los medios digitales y, más concretamente las versiones de los periódicos y revistas digitales. Si lo pensamos casi todo son ventajas: gratis, posibilidad de acceder a las noticias que te interesan en el momento que quieras, con material audiovisual a la vez que las tradicionales imágenes… e incluso para los más ecologistas: ¡sin gasto de papel! Incluso se ha llegado hasta el punto que el periodista que trabaja para medios digitales se considera un profesional totalmente diferente al periodista tradicional: estamos ante el fenómeno del periodismo digital, también conocido como ciberperiodismo.

Estas afirmaciones las puedo contrastar con datos del informe “Digital.life 2006” en el que se concluye que la población mundial dedica más horas semanales a los medios digitales que a medios tradicionales como la televisión, la radio, la prensa o el cine. La distribución de horas dedicadas a los medios digitales divididos por franjas horarias queda de esta manera:

– Menores de 18 años: dedican 14 horas semanales a medios digitales

– Entre 18 y 54 años: dedican 16 horas semanales a medios digitales

–  Mayores de 55 años: dedican 8 horas semanales a medios digitales

Ante este panorama son pocas las publicaciones que no tienen su versión digital pero son bastantes las que aún no han sabido aprovechar todas las oportunidades que el medio les ofrece, ¿quizás tienen miedo a que se produzca una disminución de sus ventas en la versión papel? Personalmente creo que eso ya es irremediable por lo que se deberían explotar todas las posibilidades que la versión online proporciona. Es por ello que deben adaptar su mensaje a la nueva plataforma en la que se encuentran, Internet, y a sus reglas, incluso me atrevería a decir que deberían diferenciarse totalmente de sus versiones digitales puesto que estamos delante de un medio totalmente diferente.

No obstante los medios “en papel” no deben alarmarse. Aún hay razones para seguir creyendo en su supervivencia:

– Los usuarios de Internet en relación con la población mundial sigue siendo, aún, una minoría (pese a que creamos lo contrario)

– La superficialidad de la información que proporciona el medio digital frente a la profundidad del medio impreso

– La prensa tradicional es el medio con mayor credibilidad por excelencia, las versiones digitales se perciben como menos creíbles

Lo que está claro es que las diferentes publicaciones deben aprender a convivir con ambas versiones por lo que deben saber complementarse para que ambas puedan enriquecerse mutuamente.

Fuentes: Maestrosdelweb , El Mundo (versión digital, ¡cómo no!) y Wikipedia.

Este post hace referencia al artículo “Mitjans digitals” del blog 42messages.

Os propongo hacer un viaje años atrás… ¿Os acordáis cuando revelábamos las fotografías que habíamos tomado en aquél viaje al extranjero? Hacíamos las fotos justas y necesarias porque el carrerte era limitado y el revelado caro. Nos reprimíamos de hacer muchas fotografías no fuese que en el momento en que tuviésemos que hacer una foto importante nos quedásemos sin carrete, así que, tonterías, ¡las justas!… Posteriormente se archivaban en álbumes de fotos y se guardaban en un armario o estantería, por si algún día nos apetecía recordar dicho viaje mirando las fotos ya sea solos o en compañía para poder  así revivir anécdotas.

Ahora os propongo un viaje mucho más cercano en el tiempo… ¿Os acordáis de las casi 200 fotos que habéis hecho este, o el anterior, fin de semana de fiesta? De estas 200 fotografías seguramente tendréis que borrar unas cuantas porque no se sabe ni qué son o porque se hicieron por hacer… porque “total,  en la tarjeta de 1G me caben 300 fotos”.  Posteriormente las  guardamos en carpetas en el ordenador e incluso, a veces, las compartimos con nuestros conocidos en las redes sociales y por si fuera poco… ¡las comentamos, llegando hasta el punto de crear conversas en torno de una única fotografía!

¿Os acordáis de cómo era vuestra vida analógica? Al decir vida analógica me refiero a aquella época remota de nuestras vidas donde lo digital no existía o estaba en proceso de creación/perfeccionamiento: aquella época en la que utilizábamos cámara analógica en vez de la digital, en la que grabábamos los mejores “temazos” de la radio en cassette en vez de buscar esa canción en Spotify, aquella en la que para poder compartir una película con un amigo le tenías que dejar la cinta VHS en vez de pasarle el link de Cinetube…

Recordando mi vida analógica me he dado cuenta que no la echo nada de menos y que vivo genial en mi vida digital: todo es más fácil, más rápido, más accesible, más barato, menos costoso.

Os propongo, por último, que veáis un vídeo en que compara la repercusión analógica del mayor accidente aéreo de la historia (accidente de los Rodeos)  en marzo de 1977 con la repercusión digital del mayor atentado terrorista de la historia (11S) en septiembre del 2001:


Tal como dice el vídeo, con la era ditgital: “Se han multiplicado las oportunidades de capturar los grandes acontecimientos. También se ha multiplicado el impacto y los efectos que estos acontecimientos tienen en la Civilización humana.

¡Viva la vida digital!

Me gustaría hacer algunas aportaciones complementarias al segundo artículo del blog 42messages, “Persuasió i Interactivitat”.

Para explicar la situación actual de la publicidad tradicional utilizaré una metáfora de Enrique Dans en la que compara la evolución de la publicidad con un pájaro, un avión y Superman: “La publicidad ha venido siendo intrínsecamente asimétrica, era un “pájaro”: permitía llegar de un determinado lugar a otro. El pájaro se convirtió en un avión gracias a la mejora de los medios, permitiendo llegar aún más lejos, a más gente, con más calidad, más atractivo, con mayor capacidad de seducción. Sin embargo la superación de los medios con la aparición de Internet ha supuesto un cambio radical. Internet es un medio radicalmente distinto donde la publicidad tradicional no encaja, los usuarios evitan la publicidad, el navegador se convierte en el “superman” que libera al usuario del abuso intrusivo de la publicidad.”

Nadie puede escapar ya de la era digital. Es por ello que la publicidad no se ha quedado atrás y se está adaptando a los nuevos tiempos. Estos cambios han provocado que la publicidad tradicional en medios como prensa, televisión, revistas, exterior o cine cada vez se muestre más ineficiente ante nuevas formas publicitarias más adaptadas a la “nueva era”.

La publicidad tradicional está en crisis. Internet está a punto de superar la prensa y televisión como soporte publicitario más importante, aunque actualmente las dos primeras posiciones siguen siendo para esos dos medios tradicionales, según el estudio Global Enterainment and Media Outlook de PricewaterhouseCoopers. En Estados Unidos es inminente la escalada al segundo puesto de Internet, superando de esta manera a la prensa, y se prevé que en los países desarrollados se siga el mismo curso.

Diversos estudios realizados recientemente apoyan esta teoría. Así, por ejemplo un informe de IPG Media Brands estima en un 12’4% el crecimiento de la publicidad en las plataformas 2.0 durante este año y otro informe elaborado por KPMG atribuye este cambio de paradigma que afecta directamente a la publicidad tradicional, a los cambios estratégicos de las empresas.

Estos cambios son debidos a que la publicidad tradicional se está mostrando, a día de hoy y para los tiempos que corren, ineficiente. Ya no sólo sirve con llegar a las masas con un único mensaje: los consumidores cada vez saben más y son más exigentes y quieren sentir que la marca se dirige a ellos de tú a tú. La alternativa a la publicidad en medios tradicionales son las nuevas formas de publicidad que huyen de las masas y pretenden ser más personalizadas, dejando de pensar en globalidades.

Aún así, no es oro todo lo que reluce. Con estas nuevas formas de publicidad es dificil saber el retorno de la inversión y requiere, por parte de las marcas, de un conocimiento muy profundo del comportamiento impredecible de los consumidores. Es un nuevo reto que dichas marcas tienen por delante y que sólo funcionará si le saben sacar el rendimiento adecuado.

Respecto a la pregunta “¿Game over a la publicidad tradicional?”, que he formulado en el titular de este post, puedo decir que actualmente NO es así, pero que si no consigue adaptarse puede acabar agotando sus “vidas” se van agotando y morir. El sector se ha dado cuenta y ha parece que está reaccionando: está empezando a adaptar ya los soportes de la publicidad tradicional a estas nuevas demandas. Una de las soluciones que se están llevando a cabo es el intento de fusionar ambas formas de publicidad. Es el caso de la publicidad exterior que está aprovechando ya las características de la interactividad.

A continuación os invito a ver unos vídeos en los que se muestran ejemplos, que personalmente me parecen geniales, de publicidad exterior interactiva:

* Valla publicitaria interactiva de Mc Donald’s

* Opi interactivo solidario

.

(Para los que les interese saber más sobre el futuro de la publicidad y en concreto, de la publicidad interactiva les recomiendo leer el post anterior de este blog, “¿Es la publicidad interactiva el futuro?”)

octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Mis tweets